Skip to content

Observatori Astronòmic

You are here: Home
Noticias del mes PDF Imprimir E-mail

Octubre 2014

 La misión Swift de NASA observa megafulguraciones en una miniestrella

1/10/2014 de NASA

DG CVn, a binary consisting of two red dwarf stars shown here in an artist's rendering, unleashed a series of powerful flares seen by NASA's Swift. At its peak, the initial flare was brighter in X-rays than the combined light from both stars at all wavelengths under typical conditions.
DG CVn, una binaria compuesta por dos estrellas enanas rojas, mostrada aquí en una imagen artística, emitió una serie de potentes fulguraciones que fueron observadas por Swift de NASA. En su máximo, la fulguración inicial fue más brillante en rayos X que la luz combinada de ambas estrellas en todas las longitudes de onda bajo condiciones normales. Crédito: NASA's Goddard Space Flight Center/S. Wiessinger

El satélite Swift detectó la secuencia de fulguraciones estelares más potente, caliente y larga jamás observada  en una estrella enana roja cercana.  La explosión inicial de esta serie de explosiones de récord fue hasta 10 000 veces más potente que la fulguración solar más grande registrada.

"Solíamos pensar que los episodios de grandes fulguraciones en las enanas rojas no duraban más de un día, pero Swift detectó por lo menos siete erupciones potentes en un periodo de unas dos semanas", afirma Stephen Drake, del Goddard Space Flight Center de NASA. "Se trató de un evento muy complejo".

En el máximo, la fulguración alcanzó temperaturas de 200 millones de grados centígrados, más de 12 veces más caliente que el centro del Sol. La "superfulguración" procedió de una de las estrellas de un sistema binario conocido como DG Canum Venaticorum (DG CVn para abreviar), situado a unos 60 años-luz de distancia. Ambas estrellas son débiles enanas rojas con masas y tamaños de un tercio de los de nuestro Sol. Giran en órbita una alrededor de la otra a unas tres veces la distancia promedio entre la Tierra y el Sol, demasiado cerca para que Swift pueda determinar cuál de las dos entró en erupción.

"Este sistema ha sido poco estudiado porque no estaba en nuestra lista de estrellas capaces de producir grandes fulguraciones", afirma Rachel Osten, astrónoma del Space Telescope Science Institute. "No teníamos ni idea de que DG CVn escondiera esto".

[Noticia completa]

 

Revelan misterios del polvo cósmico

1/10/2014 de Argonne National Laboratory / Science

El primer análisis de polvo espacial recogido por un colector especial a bordo de la misión Stardust de NASA, enviado de regreso a la Tierra para su estudio en 2006, sugiere que estas diminutas moléculas abren la puerta al estudio de los orígenes del sistema solar y, posiblemente, del origen de la propia vida.

Es la primera vez que se han empleado fuentes de luz de sincrotrón para mirar las partículas microscópicas capturadas a lo largo del camino de un cometa. Los análisis han demostrado que el polvo, que probablemente se originó más allá de nuestro Sistema Solar, tiene una composición y estructura más complejas de lo que se había imaginado.

Los investigadores han encontrado dos grandes partículas de polvo que tienen una composición suave, parecida a la de un copo de nieve, según Andrew Westphal (Universidad de California). Los modelos de partículas de polvo interestelares habían sugerido una sola partícula densa, así que esta estructura más ligera ha sido inesperada. También contienen material cristalino llamado olivina, un mineral compuesto por magnesio, hierro y silicio, que sugiere que las partículas proceden de discos o material expulsado de otras estrellas, y que fueron modificadas en el medio interestelar.

Otras tres partículas muestran estructuras complejas y contienen compuestos de azufre, que algunos astrónomos pensaban que no podía estar presente en partículas de polvo interestelar. El estudio de otras partículas similares podría explicar esta discrepancia. "La mayor prioridad es medir la abundancia relativa de tres isótopos estables del oxigeno", comenta Westphal. El análisis de isótopos podría confirmar que el polvo se originó fuera del sistema solar, pero es un proceso que destruiría las preciosas muestras.

[Noticia completa]

 

Chispas eléctricas podrían alterar el suelo lunar

1/10/2014 de NASA

This illustration shows a permanently shadowed region of the moon undergoing subsurface sparking (the
Esta ilustración muestra una región de la luna que permanece siempre en sombra sufriendo chispas eléctricas subterráneas (los "rayos"), que expulsan material vaporizado (las "nubes") de la superficie. Las chispas subterráneas se producen a una profundidad de un milímetro. La imagen no esta a escala. Crédito: Andrew Jordan/UNH

La Luna parece ser un lugar tranquilo, pero modelos realizados por científicos de la Universidad de New Hampshire y NASA sugieren que, durante eones, tormentas periódicas de partículas solares energéticas pueden haber alterado de forma significativa las propiedades del suelo en los cráteres más fríos de la Luna produciendo chispas eléctricas, un descubrimiento que podría cambiar nuestras ideas sobre la evolución de las superficies planetarias en el sistema solar.

El estudio propone que las partículas de alta energía presentes en grandes tormentas solares, poco comunes, penetran en las heladas regiones polares de la luna y cargan el suelo con electricidad. Esta carga puede crear chispas, o descargas electrostáticas, y este proceso de "erosión por descargas" ha podido cambiar la propia naturaleza del suelo polar de la Luna, lo que sugiere que las regiones que permanecen siempre en sombra, y que conservan pistas sobre el pasado de nuestro sistema solar, podrían ser más activas de lo que se pensaba.

"Para entender la historia registrada dentro de estos fríos cráteres oscuros se necesita comprender cuáles son los procesos que afectan a su suelo", afirma Andrew Jordan de UNH. "Con esa finalidad, hemos construido un modelo computacional para estimar cómo las partículas de alta energía detectadas por el instrumento Cosmic Ray Telescope for the Effects of Radiation (CRaTER), a bordo de la nave Lunar Reconnaissance Orbiter (LRO) de NASA puede crear campos eléctricos importantes en la capa superior del suelo lunar".

[Noticia completa]

 

¿Glaciares en el Gran Cañón de Marte?

1/10/2014 de The Geological Society of America

valles marineris
El sistema de cañones del Valles Marineris, en Marte. Crédito: NASA

Durante décadas los geólogos planetarios han especulado sobre la existencia en el pasado de glaciares en el Valles Marineris, la falla de 3000 km de longitud que es el Gran Cañón de Marte. Usando imágenes de satélite, los investigadores han identificado formaciones que podrían haber sido excavadas por glaciares en el pasado cuando fluían por los cañones. Sin embargo, estas observaciones han resultado ser muy controvertidas.

Ahora un equipo de científicos de Bryn Mawr College y de Freie Universitaet Berlin ha identificado lo que podría ser la primera evidencia relacionada con minerales de la presencia en el pasado de glaciares dentro del Valles Marineris: una capa de minerales de azufre mezclados por la mitad de los acantilados de 5 km de altura de Ius Chasma, en el extremo occidental del sistema de cañones.

El equipo, compuesto por  Selby Cull, Jenna Myers y Nina Shmorhun (Bryn Mawr College) y Patrick McGuire y Christoph Gross (Freie Universitaet Berlin), creó un mapa de la distribución del mineral jarosita a lo largo de la pared del cañón. Especulan que puede haberse formado a través de un mecanismo similar al observado en los glaciares de Svalbard en la Tierra: el azufre atmosférico queda atrapado en el hielo, es calentado por el Sol, y reacciona con el agua, produciendo minerales sulfatados ácidos, como la jarosita, en los márgenes del glaciar.

[Noticia completa]

Actualizado ( Miércoles, 01 de Octubre de 2014 10:09 )
 

Salida y puesta del sol

07:5813:5119:43
Valencia

La Luna hoy

http://tycho.usno.navy.mil/cgi-bin/phase.gif

Previsión meteorológica

Posición de la ISS

ISS

APOD

Astronomy Picture of the DAy