Skip to content

Observatori Astronòmic

You are here: Home Divulgación Noticias del Cosmos Noticias del mes
Noticias del mes PDF Imprimir E-mail

Agosto 2015

Los datos de New Horizons apoyan la presencia de un océano subterráneo

3/8/2015 de Phys.org

Four images from New Horizons’ Long Range Reconnaissance Imager were combined with color data from the Ralph instrument to create this enhanced-color global view of Pluto. Credit: SwRI/JHUAPL/NASA   Read more at: http://phys.org/news/2015-07-horizons-hint-underground-ocean.html#jCp

Cuatro imágenes del instrumento Long Range Reconnaissance Imager de New Horizons fueron combinadas para colorear datos del instrumento Ralph y crear esta imagen global en color realzado de Plutón. Crédito: SwRI/JHUAPL/NASA.

 

Datos recientes de la sonda New Horizons de NASA, que pasó a 12600 kilómetros de la superficie de Plutón el 14 de julio han revelado formaciones en la región con forma de corazón que indican que el planeta enano puede albergar un océanos a cierta profundidad en su interior.

"Estamos asombrados al ver que Plutón es tan activo y dinámico", afirmó Richard Binzel, coinvestigador de New Horizons. Las últimas imágenes de Tombaugh Regio - el nombre oficial del corazón en honor del descubridor de Plutón, Clyde Tombaugh - indican la presencia de hielo de nitrógeno en formaciones similares a los glaciares de la Tierra, que parecen fluir alrededor de islas elevadas en los bordes del corazón. Hasta ahora los científicos sólo habían visto superficies como éstas en mundos activos como la Tierra y la luna Encelado de Saturno. "Nadie osaba imaginar tal acumulación gruesa y localizada de hielos geológicamente jóvenes, que incluso a 40 K (-233 ºC) tienen viscosidad suficiente para crear estructuras locales", afirmó.

El hielo que fluye y otras formaciones, como montañas de hielo de agua de 3400 metros y la superficie relativamente joven sin cráteres del corazón apoyan la idea de que Plutón puede tener un océano interno que controla la actividad geológica.

"Toda la actividad que vemos coincide con la idea de que [Plutón] tiene un gran núcleo de roca rodeado por una capa helada", afirma William McKinnon, coinvestigador de New Horizons. "Ello aumenta la probabilidad de que pueda haber todavía un océano bajo la gruesa capa de hielo". Los investigadores destacaron que no poseen ningún indicio directo de la existencia de un océano líquido interno, pero investigarán esa posibilidad mientras continúan llegando datos durante los próximos 16 meses.

[Noticia completa]

 

Un sistema binario de estrellas sincronizado precisamente con los rayos gamma del púlsar

3/8/2015 de Max Planck Institute for Gravitational Physics (Albert Einstein Institute, AEI) / The Astrophysical Journal

In the binary system, the pulsar and its companion star orbit the the common center of mass in only 4.6 hours. The companion is heated on one side by the pulsar's radiation (magenta) and is slowly evaporated. The binary system and the companion are to scale, the pulsar has been magnified.

En el sistema binario, el púlsar y su estrella compañera están en órbita alrededor del centro de masas común con un periodo de solo 4.6 horas. Un lado de la compañera se calienta por la radiación del púlsar (magenta) y se evapora lentamente. El sistema binario y el compañero están a escala, el púlsar ha sido aumentado de tamaño. Crédito: Knispel/AEI/SDO/AIA/NASA/DSS.

 

Los púlsares son restos compactos nacidos en la explosión de estrellas masivas que giran rápidamente. Pueden ser observados por medio de sus haces de ondas de radio y rayos gamma que emiten como si fueran faros. Científicos del Max Planck Institute for Gravitational Physics (Albert Einstein Institute, AEI) han medido ahora de forma precisa las propiedades de un sistema binario con un púlsar de milisegundo de rayos gamma. Empleando métodos nuevos, los investigadores analizaron datos de archivo del telescopio de rayos gamma Fermi con más precisión de lo que había sido posible hasta ahora. Descubrieron variaciones en el periodo orbital del sistema binario en interacción que pueden ser explicadas por los ciclos de actividad magnética de la estrella compañera.

En 2009 el telescopio de rayos gamma Fermi detectó una intensa fuente de radiación gamma a la que se asignó el nombre de catálogo 0FGL J2339.8–0530. Las observaciones en otras longitudes de onda sugirieron que se trataba de un púlsar de milisegundo en un sistema binario, con una estrella compañera, en órbita alrededor de su centro de masas común cada 4.6 horas. 

Hasta 2014 no pudo identificarse el púlsar ahora conocido como PSR J2339–0533, a través de su emisión de radio pulsada. Las observaciones en longitudes de radio habían sido impedidas por la interacción del púlsar con su compañera estelar. La radiación del púlsar calienta a la compañera y la evapora lentamente. Esto hace que nubes de gas  floten por el sistema binario, absorbiendo la emisión radio y haciendo que el púlsar sea temporalmente invisible. Para caracterizar por completo el sistema, son necesarias observaciones regulares a lo largo de varios años.

Sin embargo, los rayos gamma emitidos por PSR J2339–0533 atraviesan las nubes de gas y permiten observar el púlsar. "Los tiempos de llegada de los fotones registrados por Fermi-LAT dependen de las propiedades físicas de la estrella y de sus órbitas", afirma Holger Pletsch, director del grupo de investigación. Los resultados muestran una inesperada variación del periodo orbital. "Nos sorprendió descubrir que el periodo orbital cambia lentamente alrededor de la media de 4.6 horas. Las variaciones son de unas pocas milésimas de segundo, pero comparadas con la precisión de medida de millonésimas de segundos, eso es mucho", afirma Colin Clark, estudiante de doctorado. "Para la órbita de la Tierra esto significaría que algunos años serían más largos o más cortos que otros por una docena de segundos".

[Noticia completa]

 

El escudo magnético de la Tierra es 500 millones de años más antiguo de lo que se pensaba

3/8/2015 de University of Rochester / Science

An artist’s depiction of Earth’s magnetic field deflecting high-energy protons from the sun four billion years ago. Note: The relative sizes of the Earth and Sun, as well as the distances between the two bodies, are not drawn to scale. (Graphic by Michael Osadciw/University of Rochester)
Una ilustración de artista del campo magnético de la Tierra desviando protones de alta energía procedentes del Sol, hace cuatro mil millones de años. Nota: los tamaños relativos entre la Tierra y el Sol, así como las distancias entre los dos cuerpos, no han sido dibujados a escala. Gráfico de Michael Osadciw/University of Rochester.

El campo magnético de la Tierra protege la atmósfera frente a los vientos solares - flujos de partículas cargadas eléctricamente que proceden del Sol. El campo magnético ayuda a evitar que los vientos solares arranquen la atmósfera y el agua, que hacen posible la vida en el planeta. El campo magnético de la Tierra es generado en su núcleo líquido de hierro, y esta geodinamo necesita hacer que el planeta emitía calor de manera regular para poder funcionar. Hoy en día la emisión del calor está ayudada por la tectónica de placas, que transfiere calor de forma eficiente desde el interior del planeta a la superficie.

Pero según John Tarduno, geofísico de la Universidad de Rochester, la época de aparición de la tectónica de placas es intensamente discutida ya que algunos científicos defienden que la Tierra careció de un campo magnético durante su juventud. Dada la importancia del campo magnético, los científicos han intentado determinar cuándo apareció por primera vez, lo que a su vez proporciona datos acerca de cuándo tuvo origen la tectónica de placas y cómo el planeta consiguió mantenerse habitable.

Por suerte para los científicos, existen minerales (como la magnetita) que conservan información sobre al campo magnético existente cuando los minerales se enfriaron a partir de su estado fundido. Los minerales más antiguos pueden indicar a los científicos la dirección e intensidad del campo en los periodos más tempranos de la historia de la Tierra. Para obtener medidas  fiables es crucial que los minerales estudiados por los científicos sean prístinos y nunca hayan alcanzado un nivel de calor suficiente para que la antigua información magnética contenida en los minerales haya cambiado a la de un campo magnético posterior.

Los nuevos resultados de Tarduno están basados en el registro de la intensidad del campo magnético grabada en magnetita encontrada dentro de cristales de circón recogidos en las Jack Hills de Australia Occidental. Las medidas han revelado mucha información sobre la presencia de una geodinamo en el núcleo de la Tierra. Tarduno explica que los vientos solares podían interaccionar con la atmósfera de la Tierra creando un pequeño campo magnético, incluso en ausencia de una dinamo en el núcleo. Bajo tales circunstancias, la intensidad máxima del campo magnético sería de 0.6 μT (micro-Teslas). Los valores medidos por Tarduno y su equipo eran mucho mayores de 0.6 μT, señalando la presencia de una geodinamo en el núcleo del planeta, así como sugiriendo la existencia de la tectónica de placas necesaria para eliminar el calor acumulado. "No ha existido consenso entre los científicos acerca de cuándo empezó la tectónica de placas", afirma Tarduno. "Nuestras medidas apoyan algunas medidas geoquímicas anteriores de circones antiguos que sugieren una edad de 4400 millones de años".

[Noticia completa]

 

Ciencia en la superficie de un cometa: Philae encuentra moléculas orgánicas 

3/8/2015 de ESA / Science

Images taken by Philae’s ROsetta Lander Imaging System, ROLIS, trace the lander’s descent to the first landing site, Agilkia, on Comet 67P/Churyumov–Gerasimenko on 12 November 2014. The first image was taken just over 3 km from the comet, and indicates the position of Agilkia and the area covered by the next image in the sequence, taken just 67 m away. The six images that follow were taken at approximately 10 second intervals prior to landing, with the final image of the sequence acquired 9 m above the touchdown site. The time the images were acquired, along with distance from the surface and image resolution, are marked on each image. The final slide is annotated with the estimated touchdown position and orientation of Philae, which has been calculated to within ±20 cm.
Imágenes tomadas por el instrumento ROsetta Lander Imaging System, ROLIS, muestran el descenso de la sonda al primer lugar de aterrizaje, Agilkia, sobre el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko el 12 de noviembre de 2014. Crédito: ESA/Rosetta/Philae/ROLIS/DLR.

Moléculas complejas que podrían ser elementos clave de la vida, el aumento y descenso de la temperatura a diario y el estudio de las propiedades de la superficie y de la estructura interna del cometa son sólo algunos de los resultados destacados del primer análisis científico de los datos enviados por la sonda de aterrizaje Philae de Rosetta el mes de noviembre pasado tras el descenso y aterrizaje sobre el cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko.

Después de tocar suelo por primera vez en Agilkia, los instrumentos Ptolemy y COSAC analizaron muestras de gas que penetraba en la sonda, determinando la composición química del polvo y el gas del cometa, elementos que debieron de estar presentes en el Sistema Solar primitivo. COSAC estudió muestras dominadas por los ingredientes volátiles de granos de polvo pobres en hielo. Esto reveló un conjunto de 16 compuestos orgánicos, incluyendo numerosos compuestos ricos en carbono y nitrógeno, incluyendo cuatro componentes (metilisocianato, acetona, propinolaldehído y acetamida) que nunca antes habían sido detectados en cometas. Ptolemy tomó muestras del gas ambiente que penetraba por los tubos superiores de la sonda y así detectó los componentes principales de los gases de la coma: vapor de agua, monóxido y dióxido de carbono, junto con cantidades menores de compuestos orgánicos de carbono, incluyendo formaldehído.

Algunos de estos compuestos detectados por Ptolemy y COSAC juegan un papel importante en la síntesis prebiótica de aminoácidos, azúcares y bases nitrogenadas, los ingredientes para la vida. La existencia de moléculas tan complejas en un cometa, reliquia del Sistema Solar primitivo, implican que los procesos químicos presentes durante aquella época podrían haber jugado un papel clave en ayudar a la formación del material prebiótico.

Las imágenes tomadas con el instrumento ROLIS muestran que la superficie tiene bloques del tamaño de metros con diferentes formas, un regolito grueso con granos de entre 10 y 50 cm y gránulos de menos de 10 cm. Se piensa que el regolito de Agilkia alcanza una profundidad de 2m en algunos lugares, pero parece carecer de depósitos de polvo fino a la resolución de las imágenes. El material que rodea a Philae está dominado por conglomerados oscuros, quizás conteniendo granos ricos en sustancias orgánicas. Las manchas más brillantes probablemente representan diferencias en la composición mineral y podrían incluso ser debidas a material rico en hielo.

[Noticia completa]

 

Rastreando un misterioso grupo de asteroides marginados

4/8/2015 de JPL

The asteroid Euphrosyne glides across a field of background stars in this time-lapse view from NASA's WISE spacecraft.
El asteroide Eufrósine brilla frente a las estrellas del fondo en esta fotografía múltiple de la nave espacial WISE de NASA. Crédito: NASA/JPL-Caltech.

Muy alto por encima del plano de nuestro Sistema Solar, cerca del abismo rico en asteroides entre Marte y Júpiter, los científicos han descubierto una familia única de rocas espaciales. Estas rarezas interplanetarias son los asteroides eufrósinas y en todos los aspectos han sido distantes, oscuros y misteriosos, hasta ahora.

Distribuidos por el límite exterior del cinturón de asteroides, las eufrósinas  tiene un camino orbital inusual muy por encima de la eclíptica, el ecuador del Sistema Solar. El asteroide del cual reciben su nombre, (31) Euphrosyne - por la antigua diosa griega Eufrósine - tiene unos 260 kilómetros de tamaño y es uno de los 10 asteroides mayores del cinturón principal. La Eufrósine de hoy en día se piensa que es un resto de una gran colisión que tuvo lugar hace unos 700 millones de años que formó la familia de asteroides más pequeños que lleva su nombre. Los científicos piensan que este episodio fue una de las últimas grandes colisiones que se produjeron en nuestro Sistema Solar.

Los NEOs (Near-Earth Object, objetos cercanos a la Tierra) son cuerpos cuyas órbitas alrededor del Sol se acercan a la órbita de la Tierra. Como resultado del nuevo estudio, los investigadores del JPL creen que las eufrósinas pueden ser el origen de algunos NEOs oscuros encontrados en órbitas largas y muy inclinadas. Han descubierto que, por medio de interacciones gravitacionales con Saturno, los asteroides eufrósinas pueden convertirse en NEOs al cabo de millones de años.

"Las eufrósinas tiene una suave resonancia con la órbita de Saturno que desplaza lentamente estos objetos, acabando por convertir algunos de ellos en NEOs", afirma Joseph Masiero, director del estudio. "Esta particular resonancia gravitacional tiende a empujar algunos de los fragmentos mayores de la familia de Eufrósine hacia el espacio cercano a la Tierra".

[Noticia completa]

 

El primer escudo de radiación para el espacio profundo

4/8/2015 de Lockheed Martin

 StemRad 360 Gamma  is a wearable vest that protects first-responders and emergency rescue workers from dangerous gamma radiation.
El StemRad 360 Gamma es un chaleco que protege a los miembros de equipos de rescate frente a la dañina radiación gamma. Fuente: Lockheed Martin.

StemRad, Ltd. y Lockheed Martin han puesto en marcha una investigación conjunta para determinar si la tecnología de protección frente a la radiación de StemRad - originalmente desarrollada para socorristas - podría contribuir a la seguridad de los astronautas en las misiones de exploración del espacio profundo.

El diseño actual, el  StemRad 360 Gamma, es un chaleco que protege a los socorristas y equipos de rescate en emergencias frente a radiación gamma peligrosa. El diseño proporciona una protección óptima de las células madre de la médula ósea para evitar daños por la exposición a la radiación.

Lockheed Martin es la principal compañía que construye Orion, la próxima generación de nave espacial de NASA diseñada para transportar humanos a destinos más allá de la órbita baja de la Tierra y traerles de vuelta a casa. Una adaptación adecuada del chaleco comercial StemRad 360 Gamma podría llegar a ser un elemento clave para asegurar la salud y seguridad de los astronautas, proporcionándoles protección frente la radiación en misiones de larga duración en el espacio profundo.

"Vamos a tomar nuestro amplio conocimiento acerca de los vuelos espaciales humanos, aplicar nuestra experiencia en ingeniería de nanomateriales y, trabajando de cerca con StemRad, evaluar la viabilidad de este tipo de escudo de radiación en el espacio profundo", comenta Randy Sweet, de Lockheed Martin. "El equipo de Lockheed Martin piensa que esto podría resultar siendo una solución innovadora para aumentar la seguridad de la tripulación en el viaje a Marte".

[Noticia completa]

 

Mares tormentosos en Sagitario

4/8/2015 de Hubble Space Telescope

This new NASA/ESA Hubble Space Telescope image shows the Lagoon Nebula, an object with a deceptively tranquil name. The region is filled with intense winds from hot stars, churning funnels of gas, and energetic star formation, all embedded within an intricate haze of gas and pitch-dark dust.
Esta nueva imagen del telescopio espacial Hubble de NASA/ESA muestra la Nebulosa de la Laguna, un objeto con un engañoso nombre tranquilo. En la nebulosa encontramos intensos vientos emitidos por estrellas muy calientes, chorros de gas infernales y estrellas en formación. Crédito: NASA, ESA, J. Trauger (Jet Propulsion Laboratory).

Algunas de las imágenes más impresionantes del Universo son las creadas por nebulosas, resplandecientes nubes de gas caliente. Esta nueva imagen del telescopio espacial Hubble de NASA/ESA muestra el centro de la Nebulosa de la Laguna, un objeto con un engañoso nombre tranquilo. La región está llena de feroces vientos emitidos por estrellas calientes, abrasadores chorros de gas y un energético proceso de formación de estrellas en marcha, todo ello en el interior de una complicada neblina de gas y polvo negro como el carbón.

La razón del nombre de esta nebulosa puede que no sea obvia de forma inmediata ya que esta imagen capta sólo el centro de la nebulosa. El nombre de Nebulosa de la Laguna queda mucho más claro en una imagen de gran campo donde puede apreciarse una amplia región oscura de polvo con forma de laguna sobre el gas reluciente. Además esta imagen combina luz óptica e infrarroja, lo que permite ver a través del polvo y el gas y muestra un paisaje totalmente diferente al de una imagen puramente óptica.

La estrella brillante rodeada de nubes oscuras del centro de esta imagen es conocida como Herschel 36. Esta estrella es la que ha esculpido la nube de alrededor, arrancando material y modificando su forma. Herschel 36 es la fuente principal de radiación ionizante en esta parte de la Nebulosa de la Laguna.

Esta parte central de la Nebulosa contiene también dos estructuras de gas y polvo principales conectadas por etéreos tornados, visibles en el tercio central de esta imagen. Estas formaciones son bastante parecidas a las del mismo nombre de la Tierra: se piensa que están enrolladas con esa forma de embudo debido a diferencias de temperatura entre la superficie caliente y el interior frío de las nubes. La nebulosa también está formando activamente estrellas nuevas y los fuertes vientos de estas estrellas recién nacidas pueden contribuir a la creación de los tornados.

[Noticia completa]

 

La antigua Atlantis

4/8/2015 de ESA

Title Ancient Atlantis
La antigua Atlantis. Crédito: ESA/DLR/FU Berlin (CC BY-SA 3.0 IGA).

Esta colorida imagen es un mapa topográfico de una porción de la región conocida como Terra Sirenum, situada en el hemisferio sur de Marte. El mapa tiene un código de color, con los rojos y blancos representando las mayores alturas topográficas y los azules y púrpuras las menores.

Las imágenes muestran una miríada de tipos de terreno incluyendo precipicios, cráteres de impacto, canales excavados en laderas muy pendientes, cordilleras arrugadas, que todos juntos reflejan una rica historia geológica.

Quizás la formación más prominente sea la parte de terreno desigual caótico hacia el centro de la imagen. Esta es Atlantis Chaos, una llanura baja que abarca 170 km por 145 km y contiene unos pocos cientos de picos pequeños y colinas achatadas. Se piensa que son el resultado de la erosión continua de lo que en tiempos fue una meseta sólida entera.

Varios cráteres de impacto de edades muy diferentes ocupan la escena, los más antiguos con bordes casi indetectables que se han erosionado con el paso del tiempo. De hecho, el límite del gigantesco Atlantis Basin es difícil de ver pero se encuentra en el centro de la imagen y cubre 200 km. Está conectado con otra gran cuenca situada más al sur (izquierda) con un diámetro de 175 km. Los científicos sospechan que algunos de los cráteres y cuencas de esta área podrían haber contenido agua estancada en el pasado. De hecho, los canales excavados en las laderas de cuencas antiguas constituyen indicios de la existencia de agua en el pasado de esta región.

[Noticia completa]

Actualizado ( Martes, 04 de Agosto de 2015 09:36 )
 

Salida y puesta del sol

07:0314:0821:11
Valencia

La Luna hoy

http://tycho.usno.navy.mil/cgi-bin/phase.gif

Previsión meteorológica

Posición de la ISS

ISS

APOD

Astronomy Picture of the DAy

Estadisticas Noticias del Cosmos

web statisticsweb statistics