Skip to content

Observatori Astronòmic

You are here: Home Divulgación Noticias del Cosmos Noticias del mes
Noticias del mes PDF Imprimir E-mail

Julio 2015

Miden la edad del mayor número de estrellas que albergan planetas

1/7/2015 Aarhus University / MNRAS

La misión Kepler busca planetas extrasolares y estudia el interior de las estrellas a través de sus vibraciones. En esta composición se observa una de estas estrellas con un planeta orbitando entorno a ella. La estrella oscila debido a ondas acústicas resonantes.  Las trazas en rojo representan las oscilaciones que recorren el interior de la estrella. En la representación se ven los caminos recorridos por las ondas entre la superficie y un punto de su interior y que hay ondas que llegan hasta el núcleo del Sol y otras que quedan atrapadas más cerca de su superficie.
La misión Kepler busca planetas extrasolares y estudia el interior de las estrellas a través de sus vibraciones. En esta composición se observa una de estas estrellas con un planeta orbitando entorno a ella. La estrella oscila debido a ondas acústicas resonantes. Las trazas en rojo representan las oscilaciones que recorren el interior de la estrella. En la representación se ven los caminos recorridos por las ondas entre la superficie y un punto de su interior y que hay ondas que llegan hasta el núcleo del Sol y otras que quedan atrapadas más cerca de su superficie. Gabriel Pérez Díaz, Instituto de Astrofísica de Canarias (MultiMedia Service).

 

Un nuevo estudio de 33 estrellas observadas con el satélite Kepler de NASA constituye el mejor conjunto hasta la fecha de datos relativos a estrellas que albergan exoplanetas. La medida de las edades de estrellas es uno de los problemas más difíciles al que se enfrentan los astrónomos contemporáneos. Hasta ahora sólo la edad del Sol había sido determinada con gran precisión (es de 4570 millones de años, con una precisión de más o menos 10 millones de años). Ahora este grupo internacional de astrónomos ha determinado las edades, diámetros, densidades, masas y distancias de 33 estrellas mejor que nunca. Como extra, todas estas estrellas poseen planetas similares a la Tierra y nos proporcionan una clara indicación de que dichos planetas se formaron en nuestra Galaxia la Vía Láctea mucho antes que la Tierra y que todavía se están formando allá afuera.

Las 33 estrellas han sido cuidadosamente seleccionadas a partir de las más de 1200 estrellas con planetas alrededor que han sido observadas con el exitoso satélite Kepler. Las estrellas han de ser suficientemente brillantes y han de mostrar algunas características similares a las del Sol para poder compararlas.

Las estrellas pulsan, vibran y resuenan igual que las ondas sonoras en un instrumento musical. La avanzada técnica de medir estas canciones estelares se llama asterosismología, un método bastante parecido al empleado por los geólogos para explorar la composición del interior de la Tierra usando terremotos.

No se trata de la primera vez que son determinadas con precisión las edades de estrellas individuales. Pero emplear una gran muestra y estudiarlas con el mismo instrumento - el satélite Kepler - y con los mismos modelos estadísticos y teóricos proporciona una mayor fiabilidad en la precisión de los resultados. Conocer las edades, tamaños y otros parámetros básicos de las estrellas, además de ser interesante por sí mismo, es importante si quieres estudiar el desarrollo a gran escala de nuestra Galaxia y del universo global (constituyendo una disciplina relativamente nueva llamada "arqueología galáctica").

[Noticia completa]

 

¿Está el Universo resonando como un vaso de cristal?

1/7/2015 de  The University of Southern Mississippi / Astronomical Journal

 events of the Big Bang from the beginning of time to the present day as described by the current, accepted model known as “CDM” or Lambda Cold Dark Matter, where the Greek Lambda stands for Einstein’s “cosmological constant ¿Está el Universo resonando como un vaso de cristal?

 

 

 

 

 

 

 

Izquierda: Evolución del Universo desde el Big Bang hasta la actualidad. El cambio en el perfil de campana corresponde al momento en que la expansión del Universo se aceleró. Crédito: NASA. Derecha: El nuevo estudio propone que la transición entre frenado y aceleración de a expansión se ha producido hasta 7 veces en los 13800 millones de años de historia del universo. Crédito:  Lawrence Mead y Harry Ringermacher.

Según los científicos, el Universo empezó con el Big Bang y se expandió hasta el tamaño que tiene actualmente. Ahora dos físicos de la Universidad de Mississippi del Sur, Lawrence Mead y Harry Ringermacher, han descubierto que el Universo no sólo se está expandiendo sino que además está oscilando o "vibrando" al mismo tiempo.

En 1998 las observaciones del fondo cósmico de microondas revelaron que el universo no solo se expande sino que además lo hace cada vez más rápido. Los astrónomos propusieron que una nueva forma de energía, la energía oscura, es la responsable de ello.

Ahora, según Mead y Ringermacher, este cambio entre frenarse al principio por la fuerza de gravedad de la materia y la posterior aceleración a causa de la energía oscura se produjo aproximadamente hace entre 6 mil millones y 7 mil millones de años. En el diagrama de NASA mostrado arriba están representados los eventos del Big Bang desde el principio del tiempo hasta hoy en día al como describe el modelo actualmente aceptado conocido como "Λ CDM", donde  Λ es la constante cosmológica de Einstein. Esta constante cosmológica es la responsable de la aceleración del universo. La forma de campana del Universo representa su expansión en tamaño. El tiempo de transición es el punto en el tiempo en el que la forma de campana cambia de ir hacia dentro a ir hacia fuera.

"El nuevo descubrimiento sugiere que el universo se ha frenado y ha acelerado no solo una vez sino 7 veces en los últimos 13800 millones de años", afirma Mead. "Esta vibración ha ido decayendo y actualmente es muy pequeña, de modo parecido a golpear un vaso de cristal y escuchar como va dejando de sonar".

[Noticia completa]

 

Un nuevo modelo por supercomputadora muestra un planeta creando ondas en un cercano disco de escombros

1/7/2015 de JPL / The Astrophysical Journal

These images compare a view of Beta Pictoris in scattered light as seen by the Hubble Space Telescope (top) with a similar view constructed from data in the SMACK simulation (red overlay, bottom). The X pattern in the Hubble image forms as a result of a faint secondary dust disk inclined to the main debris disk. Previous simulations were unable to reproduce this feature, but the SMACK model replicates the overall pattern because it captures the three-dimensional distribution of the collisions responsible for making the dust.

Estas imágenes comparan una fotografía de Beta Pictoris en luz dispersada obsevada por el telescopio espacial Hubble (arriba) con una imagen muy similar construida a partir de datos de la simulación SMACK (la imagen superpuesta en rojo del planel inferior). La estructura en forma de X de la imagen del Hubble se forma como resultado de que un débil disco secundario de polvo está inclinado respecto del disco principal de escombros. Simulaciones anteriores no fueron capaces de reproducir esta característica, pero el modelo SMACK replica el patrón global porque pacta la distribución tridimensional de las colisiones responsables de la creación del polvo. Créditos: arriba,  NASA/ESA y D. Golimowski (Johns Hopkins Univ.); abajo, NASA Goddard/E. Nesvold and M. Kuchner.

 

Una nueva simulación por supercomputadora de NASA del planeta y del disco de escombros que existe alrededor de la cercana estrella Beta Pictoris revela que el desplazamiento del planeta produce ondas espirales por el disco, un fenómeno que ocasiona choques entre los escombros que se encuentran en órbita. Los patrones de las colisiones y el polvo resultante parecen explicar muchas de las características observadas que investigaciones anteriores no han conseguido explicar completamente.

"Esencialmente hemos creado una Beta Pictoris virtual en la computadora y la hemos osbervado evolucionar durante millones de años", afirma Erika Nesvold de la universidad de Maryland. "Se trata del primer modelo en 3D completo de un disco de escombros donde podemos ver el desarrollo de características asimétricas creadas por planetas, como distorsiones y anillos excéntricos, y también hacer un seguimiento de los choques entre las partículas al mismo tiempo".

En 1984 Beta Pictoris se convirtió en la segunda estrella de la que se sabía que estaba rodeada por un brillante disco de polvo y escombros. Situada a solo 63 años-luz, Beta Pictoris se estima que tiene una edad unos 21 millones de años, o menos del 1 por ciento de la edad de nuestro Sistema Solar. Ofrece a los astrónomos un asiento en primera fila para contemplar la evolución de un joven sistema planetario y sigue siendo uno de los ejemplos más cercanos, jóvenes y bien estudiados hoy en día. El disco, que vemos de canto, contiene rocas y fragmentos de hielo de tamaños que van desde mayores que casas a tan pequeños como partículas de humo. Se trata de una versión más joven del cinturón de Kuiper que está en la frontera de nuestro Sistema Solar.

[Noticia completa]

 

Los resultados de MAVEN descubren que Marte se comporta como una estrella de rock

1/7/2015 de NASA

Computer simulation of the interaction of the solar wind with electrically charged particles (ions) in Mars' upper atmosphere. The lines represent the paths of individual ions and the colors represent their energy, and show that the polar plume (red) contains the most-energetic ions.
Simulaciones por computadora del viento solar con partículas cargadas eléctricamente (iones) en la alta atmósfera de Marte. Las líneas representan los caminos de iones individuales y los colores representan su energía y muestran que el penacho polar (rojo) contiene los iones de mayor energía. Crédito: X. Fang, University of Colorado, y el equipo científico de MAVEN.

 

Si los planetas tuvieran personalidades, Marte sería una estrella de rock, según recientes resultados preliminares de la nave espacial MAVEN de NASA. Marte exhibe una cresta de partículas atmosféricas que escapan por sus polos, "viste" una capa de partículas de metal a gran altura en su atmósfera y brilla con auroras después de ser besado por tormentas solares.  MAVEN está también cartografiando las partículas atmosféricas que escapan.

La nave espacial Mars Atmosphere and Volatile Evolution (MAVEN)  fue lanzada a Marte en noviembre de 2013 para descubrir cómo perdió el Planeta Rojo gran parte de su atmósfera, transformando su clima de uno que podría haber mantenido vida hace miles de millones de años en su presente estado frío y estéril.

Los átomos de la alta atmósfera marciana se convierten en iones con carga eléctrica después de recibir energía de las radiaciones solar y espacial. Debido a que están cargados eléctricamente, estos iones sienten las fuerzas magnéticas y eléctricas del viento solar, un fino flujo de gas conductor de la electricidad expulsado de la superficie del Sol hacia el espacio a más de millón y medio de kilómetros por hora. El viento solar y la actividad solar más violenta, como las fulguraciones solares y las expulsiones de masa de la corona, tienen la capacidad de arrancar iones de la alta atmósfera de Marte por las fuerzas eléctricas y magnéticas generadas a través de varios mecanismos, provocando que la atmósfera desaparezca con el tiempo. El objetivo de MAVEN es descubrir qué mecanismos son más importantes en la pérdida atmosférica y estimar el ritmo al que la atmósfera marciana está siendo erosionada.

"MAVEN está observando un penacho polar de partículas atmosféricas que escapan", afirma Bruce Jakosky de la Universidad de Colorado. "La cantidad de material que escapa por este camino podría hacer de él un protagonista importante en la pérdida de gas al espacio".  "Cuando hacemos el seguimiento de las trayectorias de las partículas en los modelos, el penacho se parece a una cresta", afirma David Brain de la Universidad de Colorado.

[Noticia completa]

 

Enterrado en el corazón de un gigante

2/7/2015 de ESO

Esta imagen en la que vemos un conjunto de coloridas estrellas y gas fue captada por la cámara de amplio campo WFI (Wide Field Imager), instalada en el telescopio de 2,2 metros MPG/ESO, en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. Muestra un joven cúmulo abierto de estrellas conocido como NGC 2367, una agrupación estelar infantil que se encuentra en el centro de una inmensa y antigua estructura situada en los márgenes de la Vía Láctea.
Esta imagen en la que vemos un conjunto de coloridas estrellas y gas fue captada por la cámara de gran campo WFI (Wide Field Imager), instalada en el telescopio de 2,2 metros MPG/ESO, en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. Muestra un joven cúmulo abierto de estrellas conocido como NGC 2367, una agrupación estelar infantil que se encuentra en el centro de una inmensa y antigua estructura situada en los márgenes de la Vía Láctea. Crédito: ESO/G. Beccari.

 

Esta imagen en la que vemos un conjunto de coloridas estrellas y gas fue captada por la cámara de gran campo WFI (Wide Field Imager), instalada en el telescopio de 2,2 metros MPG/ESO, en el Observatorio La Silla de ESO, en Chile. Muestra un joven cúmulo abierto de estrellas conocido como NGC 2367, una agrupación estelar infantil que se encuentra en el centro de una inmensa y antigua estructura situada en los márgenes de la Vía Láctea.

Descubierto desde Inglaterra por el infatigable observador Sir William Herschel el 20 de noviembre de 1784, el brillante cúmulo estelar NGC 2367 está a unos 7.000 años luz de la Tierra, en la constelación Canis Major. Con una existencia de tan solo unos cinco millones años, la mayoría de sus estrellas son jóvenes y calientes y brillan con una intensa luz azul. En esta nueva imagen, esto contrasta de forma impresionante con el sedoso brillo rojizo del gas de hidrógeno circundante.

Los cúmulos abiertos como NGC 2367 son comunes en las galaxias espirales como la Vía Láctea y tienden a formarse en las regiones exteriores de su anfitriona. En sus viajes sobre el centro galáctico, se ven afectados por la gravedad de otros grupos, así como por grandes nubes de gas que pasan cerca. Dado que, de entrada, los cúmulos abiertos están débilmente ligados por la gravedad, y puesto que pierden masa constantemente (ya que parte de su gas es expulsado lejos por la radiación de las estrellas jóvenes calientes), estos disturbios ocurren con la suficiente frecuencia como para provocar que las estrellas se alejen de sus hermanas, tal y como se cree que le ocurrió al Sol hace muchos años. Normalmente, se espera que un cúmulo abierto sobreviva unos cientos de millones de años antes de que se disperse totalmente.

Como muchos otros cúmulos abiertos, NGC 2367 está alojado dentro de una nebulosa de emisión, de la cual nacieron sus estrellas. Los restos se muestran como volutas y nubes de gas de hidrógeno, ionizado por la radiación ultravioleta que emiten las estrellas más calientes. Lo más insólito es que, al alejarnos de la agrupación y su nebulosa, vemos una estructura mucho más grande: se cree que NGC 2367 y la nebulosa que lo contiene son el núcleo de una nebulosa de mayor tamaño, conocida como Brand 16, que, a su vez, es sólo una pequeña parte de un enorme megaburbuja, conocida como GS234-02.

[Noticia completa]

 

El universo podría estar menos lleno de lo que pensamos

2/7/2015 de Michigan State University/ Astrophysical Journal Letters

There may be far fewer galaxies further out in the universe then might be expected, according to a new study led by MSU. Photo courtesy of NASA/CXC/STSci/DSS/Magellan
Podría haber muchas menos galaxias en el universo lejano de las que se esperaría, según un nuevo estudio dirigido por MSU. Foto cortesía de NASA/CXC/STScI/DSS/Magellan.

 

Podría haber menos galaxias lejanas en el universo de lo que podría esperarse, según un nuevo estudio dirigido desde la Michigan State University. A lo largo de los años el telescopio espacial Hubble ha permitido a los astrónomos mirar las profundidades del universo, alimentando teorías que hablan de miles de galaxias desconocidas, lejanas y débiles. Sin embargo, una nueva investigación reduce el número estimado de las galaxias más lejanas en un factor entre 10 y 100.

"Nuestro trabajo sugiere que hay muchas menos galaxias débiles de lo que pensamos anteriormente", afirma Brian O'Shea. "Las estimaciones iniciales consideraban que el número de galaxias débiles en el universo temprano sería cientos o miles de veces mayor que las pocas galaxias brillantes que podemos observar actualmente con el telescopio espacial Hubble. Ahora pensamos que el número está más cerca de ser [solo] diez veces mayor".

O'Shea y su equipo corrieron simulaciones en la supercomputadora Blue Waters de la National Science Foundation para estudiar la formación de galaxias en el universo temprano. El equipo simuló miles de galaxias a la vez, incluyendo las interacciones entre las galaxias por la gravedad o la radiación. 

Las galaxias simuladas coinciden con el número de galaxias brillantes lejanas observadas. Sin embargo, las simulaciones no revelan un número exponencialmente creciente de galaxias débiles como se había predicho.  El número de las más débiles se mantiene constante en lugar de crecer. 

El futuro telescopio James Webb mejorará las imágenes de las galaxias lejanas, aunque tendrá un campo de visión relativamente pequeño. Por tanto, las observaciones deben de tener en cuenta la varianza cósmica, es decir, la variación estadística en el número de galaxias de un lugar a otro.

[Noticia completa]

 

Observan el nacimiento de un planeta

2/7/2015 de ETH Zurich / Astrophysical Journal

The formation of a giant gas planet (right) near the star HD 100546 (left) is not yet complete, allowing astronomers to observe the process. (Artist’s impression: ESO / L. Calçada)
La formación de un planeta gigante de gas (derecha) cerca de la estrella HD 100546 (izquierda) no es todavía completa, permitiendo a los astrónomos observar el proceso. Crédito: ilustración artística de ESO/L. Calçada.

 

Astrónomos de ETH Zurich han confirmado la existencia de un joven planeta gigante de gas todavía en el interior del disco de gas y polvo que rodea su estrella progenitora. Por primera vez los científicos han podido estudiar directamente la formación de un planeta en una fase muy temprana.

Un equipo internacional de astrónomos dirigido por investigadores de ETH Zurich ha confirmado, con datos de la cámara NACO del telescopio VLT de ESO, confirmar su hipótesis de que un joven planeta de gas - que se supone es parecido al Júpiter de nuestro propio Sistema Solar - está en órbita alrededor de la estrella llamada HD 100546.

A "solo" 335 años-luz de distancia, HD 100546 es una de nuestras vecinas cósmicas y con su edad de entre cinco millones y diez millones de años es relativamente joven en términos astronómicos. Como muchas estrellas jóvenes, está rodeada por un masivo disco de gas y de polvo. Las regiones exteriores de este disco albergan al protoplaneta, que se encuentra a una distancia de su estrella progenitora unas cincuenta veces mayor que la distancia entre la Tierra y el Sol.

El planeta es el primero de su clase que ha sido descubierto. ""Nos proporciona datos observacionales únicos de lo que ocurre cuando se forma un gigante de gas", afirma Sascha Quanz, director del trabajo. 

Otros astrónomos han encontrado dos jóvenes estrellas más que parecen albergar planetas gigantes jóvenes, aunque estos parecen encontrarse en fases más tardías de la evolución ya que, gracias a su movimiento orbital, han limpiado grandes regiones de los discos en los que se encuentran. Por el contrario, no se han encontrado grandes huecos en las proximidades de HD 100546b. "Nuestro objeto parece rodeado de mucho polvo y gas", añade Quanz. Además del disco circunestelar de la estrella progenitora podría haber también un disco circumplanetario más pequeño que rodea el planeta recién formado y desde el cual la materia es acretada hacia el planeta.

[Noticia completa]

 

Sumideros en el cometa generan chorros

2/7/2015 de ESA / Nature

Left: 18 pits have been identified in high-resolution OSIRIS images of Comet 67P/Churyumov–Gerasimenko’s northern hemisphere. The pits are named after the region they are found in, and some of them are active. The context image was taken on 3 August 2014 by the narrow-angle camera from a distance of 285 km; the image resolution is 5.3 m/pixel.
Han sido identificadas 18 fosas en el hemisferio norte del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko. Algunas de ellas son activas, con pequeños chorros de material que emanan de las paredes interiores de la fosa. Crédito: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA; gráfica de J-B Vincent et al (2015).

 

Varios de los chorros de polvo expulsados por el cometa de Rosetta  tienen su origen en sumideros activos que probablemente se formaron por el colapso repentino de la superficie. Estos 'sumideros' son un ejemplo del interior caótico y variado del cometa.

Rosetta ha monitorizado la actividad del cometa 67P/Churyumov–Gerasimenko durante más de un año, observando cómo crece su halo de polvo y gas a medida que el cometa se acerca al Sol siguiendo su órbita.

Desde una distancia de unos pocos cientos de kilómetros, Rosetta observa un intrincado patrón de chorros de polvo expulsados desde el núcleo mientras escapan al espacio. Pero ahora, gracias a las imágenes de alta resolución de la cámara OSIRIS desde distancias de sólo 10-30 km al centro del cometa tomadas el año pasado, por lo menos parte de estos chorros de polvo pueden ser asociados con posiciones específicas sobre la superficie, siendo la primera vez que se observa esto.

En un estudio publicado hoy en la revista científica Nature se identifican 18 fosas casi circulares en el hemisferio norte del cometa, algunas de las cuales son origen de actividad continua. Las fosas tienen entre decenas y cientos de metros de diámetro y se extienden hasta 210 m por debajo de la superficie, con un fondo suave cubierto de polvo. De las fosas más activas se ve material saliendo.

"Vemos chorros apareciendo de las áreas con fracturas de las paredes del interior de las fosas. Estas fracturas indican que las sustancias volátiles atrapadas bajo la superficie pueden ser calentadas con más facilidad y pueden escapar posteriormente al espacio", comenta Jean-Baptiste Vincent del Max Planck Institute for Solar System Research, director del estudio.

[Noticia completa]

 

Las primeras estrellas del Universo dejaron una firma única

3/7/2015 de Lawrence Livermore National Laboratory (LLNL)  / Physical Review Letters

Researchers have identified a unique chemical signature left by the earliest stars in the universe with the first direct measurement under stellar conditions of an important nuclear reaction. (Download Image)
Los investigadores han identificado una firma química exclusiva dejada por las primeras estrellas del Universo al realizar la primera medida directa bajo condiciones estelares de una importante reacción nuclear. Fuente: LLNL.

 

Las primeras estrellas del Universo se formaron unos 400 millones de años después del Big Bang (que se estima tuvo lugar hace 13800 millones de años). Dentro de estos hornos estelares, los procesos nucleares fusionaron el hidrógeno y el helio creados por la nucleosíntesis primordial, formando elementos más pesados.

Ahora un equipo internacional dirigido por Brian Bucher de LLNL ha realizado una importante contribución a la capacidad de predecir la firma química exclusiva dejada por estas estrellas tempranas al medir de manera directa por vez primera una importante reacción nuclear bajo las mismas condiciones presentes en las estrellas.

La verificación de la existencia de estas estrellas es importante para comprender la evolución del Universo. Los astrónomos han estado buscando durante años las estrellas de poca masa y vida larga con este patrón químico exclusivo."Es vital para comprender las propiedades de las primeras estrellas y la formación de las primeras galaxias verificar la composición [química] predicha para las cenizas estelares comparándola con datos observados", comenta Bucher.

Y para predecir con precisión las abundancias de elementos químicos de las primeras estrellas, es necesario disponer de modelos precisos de dichas estrellas y de sus reacciones nucleares. Por ejemplo, una reacción que influye mucho sobre las propiedades clave del patrón de abundancias es la fusión de dos átomos de carbono en un núcleo de magnesio y un neutrón. En esta investigación, los científicos han medido con éxito esta reacción de  fusión de carbono a energías estelares usando un acelerador en el laboratorio. Con ello han mejorado las predicciones de abundancias de elementos químicos estelares, ayudando así a la identificación de la firma exclusiva de la primera generación de estrellas y de sus supernovas.

[Noticia completa]

 

Predicen fuegos artificiales en un raro encuentro estelar en 2018

3/7/2015 de NASA / Monthly Notices of the Royal Astronomical Society

http://observatori.uv.es/images/J2032.png
Ilustración de artista del púlsar  J2032+4127 atravesando el disco de material que rodea a su compañera, una estrella de tipo Be llamada MT91 213, que tiene 15 veces la masa de nuestro Sol. Fuente: NASA.

 

Los astrónomos están preparándose para unos fuegos artificiales de alta energía a principios de 2018, cuando un remanente estelar del tamaño de una ciudad se encuentre con una de las estrellas más brillantes de nuestra Galaxia. El espectáculo de luz cósmica se producirá cuando un púlsar descubierto por el telescopio espacial de rayos gamma Fermi de NASA pase junto a su estrella compañera. Los científicos planean una campaña global para observar el evento desde longitudes de onda de radio a los rayos gamma de mayor energía detectables.

El púlsar, conocido como J2032+4127 (J2032 para abreviar), es el núcleo comprimido de una estrella masiva que explotó como una supernova. Es una bola magnética de unos 20 kilómetros de diámetro, que pesa casi el doble de la masa del Sol y gira siete veces por segundo. El giro rápido de J2032 y su potente campo magnético producen juntos un efecto de haz de faro detectable cuando nos barre.

"Hemos detectado cambios extraños en la rotación y el ritmo al que la rotación se frena [en J2032], comportamiento que no hemos observado en ningún otro púlsar aislado", afirma Andrew Lyne, profesor de física de la Universidad de Manchester. "Al final nos hemos dado cuenta de que estas peculiaridades eran provocadas por el movimiento alrededor de otra estrella, lo que los convierte en el sistema binario de mayor periodo que contiene un radio púlsar".

La estrella masiva que atrae al púlsar se llama MT91 213. Clasificada como estrella Be, posee 15 veces la masa del Sol y brilla 10000 veces más. Las estrellas Be expulsan grandes cantidades de materia en forma de vientos estelares y se encuentran envueltas por grandes discos de gas y polvo.

Siguiendo una órbita alargada que dura 25 años, el púlsar pasa por el punto más cercano a su compañera una vez en cada circuito. Rozando a su compañera a principios de 2018, el púlsar se zambullirá a través del disco que la rodea y provocará los fuegos artificiales astrofísicos. Servirá a los astrónomos para ayudarles a medir la gravedad de la estrella masiva, el campo magnético, el viento estelar y las propiedades del disco.

[Noticia completa]

 

Bengalas estelares que duran

3/7/2015 de JPL / Astronomical Journal

This new composite image of stellar cluster NGC 1333 combines X-rays from NASA's Chandra X-ray Observatory (pink); infrared data from NASA's Spitzer Space Telescope (red); and optical data from the Digitized Sky Survey and the National Optical Astronomical Observatories' Mayall 4-meter telescope on Kitt Peak near Tucson, Arizona. Image credit: NASA/CXC/JPL-Caltech/NOAO/DSS

Esta nueva imagen compuesta del cúmulo de estrellas NGC 1333 combina rayos X del observatorio de rayos X Chandra de NASA (en rosa), datos infrarrojos del telescopio Spitzer de NASA (rojo) y datos en el óptico del Digitized Sky Survey y del telescopio Mayall de 4 m de Kitt Peak (rojo, verde y azul). Crédito: NASA/CXC/JPL-Caltech/NOAO/DSS.

 

Mientras que los fuegos artificiales en la Tierra duran poco rato, un manojo de bengalas cósmicas en un cercano cúmulo de estrellas se mantendrá activo durante mucho tiempo. NGC 1333 es un cúmulo de estrellas poblado con muchas estrellas jóvenes que tienen menos de 2 millones de años de edad, un abrir y cerrar de ojos en términos astronómicos para estrellas como estas que se espera que brillen durante miles de millones de años.

Para realizar un estudio detallado de las propiedades en rayos X de las estrellas jóvenes, un equipo de astrónomos, dirigido por  Elaine Winston de la Universidad de Exeter, Reino Unido, analizó los datos de rayos X de Chandra tanto en NGC 1333, situado a unos 780 años-luz de la Tierra, como de la nube de Serpens, un cúmulo de estrellas jóvenes parecido que se encuentra a 1100 años-luz. Entonces compararon los dos conjuntos de datos con observaciones de las estrellas jóvenes en el cúmulo de la Nebulosa de Orión, que es quizás el cúmulo de estrellas joven mejor estudiado de la Vía Láctea.

Los investigadores descubrieron que el brillo en rayos X de las estrellas en NGC 1333 y la nube de Serpens depende del brillo total de las estrellas en todo el espectro electromagnético, tal como se había descubierto en estudios previos realizados en otros cúmulos. También descubrieron que el brillo en rayos X depende principalmente del tamaño de la estrella. En otras palabras, cuanto mayor es la bengala estelar más resplandece en rayos X.

[Noticia completa]

 

Mapa de materia oscura empieza a revelar la historia temprana del Universo

3/7/2015 de Subaru Telescope / Astrophysical Journal

Figure 1: A 14 arc minute by 9.5 arc minute section of a Hyper Suprime-Cam image, with contour lines showing the dark matter distribution. A higher resolution images is available by clicking the image. An image with just the background galaxies is available here. There is also a scalable image available in color and black and white. (Credit: NAOJ/HSC Project)

Una sección de la imagen de Hype Suprime-Cam, con líneas de contorno que muestran la distribución de la materia oscura. Crédito: NAOJ/HSC Project.

 

Investigadores del Observatorio Astronómico Nacional de Japón (NAOJ), de la Universidad de Tokio y de otras instituciones han empezado el estudio de la distribución de materia oscura en una amplia zona del cielo, empleando la cámara Hyper Suprime-Cam, una nueva cámara de gran campo instalada en el telescopio Subaru en Hawái. Los resultados iniciales de las observaciones realizadas en un área de 2.3 grados cuadrados del cielo hacia la constelación de Cáncer revelaron nueve grandes concentraciones de materia oscura, cada una con la masa de un cúmulo de galaxias. Estudiar la distribución de la materia oscura y cómo esta distribución cambia con el tiempo es esencial para comprender el papel de la energía oscura que controla la expansión del Universo.

Durante la fase de comisionado de la cámara Hyper Suprime-Cam los investigadores emplearon datos de prueba para comprobar lo bien que puede cartografiar la materia oscura usando una técnica conocida como lente gravitatoria débil. Los datos de una exposición de dos horas cubriendo 2.3 grados cuadrados mostraron imágenes nítidas de numerosas galaxias. Midiendo sus formas individuales el equipo creó un mapa de la materia oscura escondida delante de ellas (y que se manifiesta distorsionando las formas de las galaxias que hay más allá por el efecto de lente gravitatoria débil).

El resultado fue el descubrimiento de nueve concentraciones de materia oscura, cada una pesando tanto como un cúmulo de galaxias. La fiabilidad del análisis de lente gravitatoria débil y de los mapas de materia oscura resultantes han sido confirmados con observaciones de otros telescopios que demuestran que existen cúmulos de galaxias que se corresponden con las concentraciones de materia oscura descubiertas con Hyper Suprime-Cam. Se emplearon datos de archivo del Deep Lens Survey para la identificación en el óptico de los cúmulos.

El número de cúmulos de galaxias encontrad por Hyper Suprime-Cam excede las predicciones de los modelos actuales de la historia temprana del Universo. A medida que los investigadores extiendan el mapa de materia oscura a su objetivo de miles de grados cuadrados, los datos deberían de revelar si el exceso es real o solo una fluctuación estadística. Si el exceso es real, ello sugeriría que no había tanta energía oscura en el pasado como se esperaba, lo que permite al Universo expandirse suavemente y que las estrellas y las galaxias se formen rápidamente.

[Noticia completa]

Actualizado ( Viernes, 03 de Julio de 2015 09:25 )
 

Salida y puesta del sol

06:4114:0621:32
Valencia

La Luna hoy

http://tycho.usno.navy.mil/cgi-bin/phase.gif

Previsión meteorológica

Posición de la ISS

ISS

APOD

Astronomy Picture of the DAy

Estadisticas Noticias del Cosmos

web statisticsweb statistics